– El especialista del INS recomienda lavar las fresas una por una con una pequeña esponja y jabón, con el fin de eliminar los huevos y quistes incrustados en la piel de estos alimentos.

– Crea una solución de agua con unas gotas de jabón liquido. 

– Coge una escobilla pequeña y frotar las fresas, una por una.
– Enjuaga las fresas con agua.
– Coloca las fresas en agua y agrega varias gotas de lejía. 
– Deja las fresas reposar por 20 minutos. 
– Enjuague nuevamente. 

Mínimo 4 caracteres